Tratamientos antiarrugas

Tratamientos del acné

Tratamientos faciales con radiofrecuencia

Inicio

 

 

Tratamientos faciales

tratamientos faciales

Los tratamientos faciales son aquellos que se aplican en el rostro y que limpia, exfolia y nutre la piel para promover un aspecto radiante y con una apariencia bien hidratada.

Son uno de los más populares en los spa y el segundo tipo de tratamiento más solicitado después del masaje. También se conoce a los tratamientos faciales como tratamiento de limpieza profunda de los poros o limpieza facial profunda, debido a las impurezas que retira.

Los pasos básicos de estos tipos de tratamientos son la limpieza, el análisis de la piel, la exfoliación, la extracción de impurezas, el masaje facial, la máscara facial y la aplicación de lociones y cremas.

 

Paso a paso y los mejores tips

El primero de los pasos de los tratamientos faciales es el de la limpieza, este procedimiento se realiza despejando el rostro de impurezas en lo que se usan algodones o esponjas y algún producto elegido que se aplica según el tipo de piel de que se trate, pudiendo halar varios tipos de cutis, tales como cutis normal, seco, graso, combinado, cutis sensible y piel madura.

Una vez realizada la limpieza profunda, el paso siguiente es el análisis de la piel, para ello la esteticista cubre los ojos del cliente, entonces mira y examina la piel a través de una lente de aumento iluminada que revela todas las afecciones cutáneas visibles.

El paso siguiente en los tratamientos faciales es la exfoliación, este es un procedimiento que se realiza mediante un exfoliante mecánico o a través del uso de un exfoliante químico. En el primer caso, la exfoliación mecánica consiste en un producto que tiene una textura arenosa y por lo general se aplica mediante vapor que se dirige al rostro. El peeling químico se puede aplicar como tratamiento independiente en lugares puntuales, en parte de la cara o en el rostro completo, por lo general se hace una serie de aplicaciones para conseguir los mejores resultados.

La limpieza profunda del cutis es uno de los tratamientos faciales más solicitados, consiste en la extracción de los barros, espinilla o puntos blancos, para aquellas personas que lo necesitan, también se realizan limpiezas profundas con aplicación de ciertos productos químicos, que ayudan a quitar evidencia de manchas ya que favorecen la decoloración si se hace en la piel normal, pero que en la piel sensible puede dejar la marca de capilares rotos.

Cada cliente tiene distinta tolerancia al dolor, por lo que las extracciones de la impurezas se realizan según cada uno lo soporte, ya que aquellos con pieles finas y sensibles suelen quedar marcados en rojo por unos días.

Una de las partes más reconfortantes de los tratamientos faciales son los masajes faciales con movimientos clásicos como el effleurage, estos movimientos contribuyen a relajar los músculos y a estimular la irrigación de la piel, tonificando el rostro y su apariencia.

Los más populares

De los tratamientos faciales que se pueden encontrar en mayor variedad tanto de tipo de como de calidades, son las máscaras faciales, cuyos productos están dirigidos a los distintos tipo de pieles y al estado en el que se encuentran, así es que hallaremos máscaras faciales para piel seca, para piel grasa, mixta, cutis sensible y piel madura. En todas las ocasiones en las que se realizan los tratamientos faciales, la esteticista suele dejar un tiempo para que el cliente pueda permanecer en la sala a solas de modo que logre relajarse, en algunos casos se suelen aplicar masajes en el cuero cabelludo mientras hace efecto la máscara aplicada.

El último paso en el proceso de los tratamientos faciales es la aplicación de lociones tonificadoras y cremas protectoras, estas son las prácticas que contribuyen a mantener la piel hidratada y protegida por más tiempo. En muchos casos existe un asesoramiento posterior que consta de un seguimiento periódico en el domicilio del cliente, entregándole pautas y asistencia para que mantenga el cuidado de la piel en su propia casa.

La frecuencia con la que se debe realizar cada tratamiento facial, depende de cada persona, aunque lo ideal y recomendable es llegar a realizar un procedimiento completo cada mes, ya que es el tiempo que se tarda la piel en regenerar, en cuanto al cuidado promedio y aplicaciones de tratamientos faciales, se sugiere tener al menos uno cada cuatro meses, de la misma forma que los cambios de estación, recordando que puede ser necesario que haga falta incrementar la frecuencia de estas aplicaciones en los casos de acné, sobre todo al comienzo del tratamiento.

En este y en todos los casos de intervenciones y tratamientos faciales, los procedimientos deben ser administrados por esteticistas profesionales que posean una licencia que demuestre que cuentan con un entrenamiento especial en el cuidado de la piel, los cosmetólogos también están legalmente autorizados para dar estos tratamientos. Los precios de los tratamientos faciales varían según la especificidad de éste y los destinos en los que se ofrece, ya que un facial en un resort o en el spa de un hotel será más caro que en un centro de belleza urbano.

tratamientos contacto