Tratamientos médicos

Inicio

 

 

Tratamiento de la gonorrea

tratamientos gonorrea

El tratamiento de la gonorrea es con antibióticos.

Dado que los pacientes con gonorrea también suelen tener clamidia con una alta frecuencia, a menudo se trata presuntamente a ambas enfermedades sólo sobre la base de un solo diagnóstico.

En los últimos años, la gonorrea se ha vuelto resistente a los medicamentos por los que se ha vuelto más problemática, tanto en los Estados Unidos como en todo el mundo.

Desde abril de dos mil siete la organización mundial de la salud ha eliminado numerosos medicamentos de los recomendables ya que no se les consideran eficaces.

 

¿Cuáles se recomiendan?

En la actualidad el tratamiento de la gonorrea es considerado dentro de una sola clase de fármacos que son realmente eficaces en esta terapia, por lo tanto es esencial que se prescriben antibióticos se ingieran como indique el médico, según las pautas descrita y hasta terminar la receta aunque el paciente se sienta mejor y experimente mejoría, si las drogas no se toman de la manera indicada pueden llegar a perder eficacia y es muy posible que la gonorrea llegue a convertirse en una enfermedad incurable.

El tratamiento de la gonorrea difiere dependiendo de si la gonorrea está presente en los genitales o en la garganta. Las infecciones de la garganta con gonorrea son más difíciles de tratar y pueden requerir un tratamiento más extenso. Las infecciones que se han diseminado más allá del sitio primario de la infección, por ejemplo, enfermedad pélvica inflamatoria o epididimitis, también puede requerir un tratamiento más intenso.

Cuando se está recibiendo tratamiento de la gonorrea, es importante que las parejas sexuales del paciente sean también tratadas. Si no es así, la gonorrea podría terminar pasando de ida y vuelta entre los dos. También los pacientes afectados de gonorrea deben abstenerse de tener relaciones sexuales hasta que sus síntomas desaparezcan y por lo menos 7 días después del inicio del tratamiento, a fin de no infectar a sus parejas sexuales. Si la abstención no fuera posible, deben asegurarse de usar condones para todos los encuentros sexuales, incluyendo el sexo oral.

Debido a que las personas que se hayan infectado con gonorrea una vez tienen probabilidades de infectarse de nuevo, muchos médicos recomiendan que los pacientes con un diagnóstico de la gonorrea regresen después de 3 meses para un chequeo médico. Esta medida no se debe a que el tratamiento de la gonorrea sea ineficaz, sino para asegurarse de que no han sido reinfectados por sus parejas.

En los casos en los que la gonorrea, se deja sin tratamiento puede durar semanas o meses con riesgos a mayores complicaciones. A partir del años dos mi diez la ceftriaxona inyectable parece ser uno de los pocos antibióticos efectivos. Debido a las crecientes tasas de los patrones de resistencia a los antibióticos se deben ser tener en cuenta a la hora de decidir el tratamiento.

Antibióticos efectivos

Muchos antibióticos que antes eran eficaces como la penicilina, tetraciclina y las fluoroquinolonas ya no se recomiendan debido a altas tasas de resistencia. En la década de mil novecientos cuarenta el tratamiento de la gonorrea era la penicilina, pero en los años setenta, la gonorrea se hizo resistente a la penicilina y a la tetraciclina, en toda la zona de la Cuenca del Pacífico. Estas cepas resistentes luego se extendieron a Hawai, California, el resto de los Estados Unidos y Europa.

Las fluoroquinolonas fueron la siguiente línea de defensa, el nuevo tratamientos para la gonorrea, pero pronto surgió la resistencia a este antibiótico. Desde dos mil siete, el tratamiento estándar ha sido cefalosporinas de tercera generación, como la ceftriaxona, que se consideran como la última línea de defensa. Recientemente, un alto nivel de ceftriaxona generó una cepa resistente de la gonorrea, llamado H 041, que fue descubierta en Japón.

Las pruebas de laboratorio encontraron que es resistente a altas concentraciones de ceftriaxona, así como a la mayoría de los otros antibióticos ensayados. Dentro de las bacterias N. gonorrhoeae, existen genes que le confieren resistencia a cada antibiótico único que se utiliza de tratamiento de la gonorrea, pero hasta ahora no coexisten dentro de un solo gonococo.

Los casos de resistencia a la ceftriaxona se han reportado, siguen siendo raros. A partir de dos mil once, existen reportes de cepas de gonorrea que muestran resistencia a los agentes antibióticos múltiples, específicamente a la cefixima y a la ceftriaxona.

Haciendo un poco de historia, no existe un registro del momento exacto de la aparición de la gonorrea como enfermedad de alta prevalencia, tampoco puede determinarse con precisión en los registros históricos la aparición de las epidemias. Los primeros registros son del año 1161 cuando el parlamento inglés aprobó una ley para reducir la propagación de la enfermedad, Coincidiendo con la aparición de una epidemia de gonorrea, se produjeron varios cambios en la sociedad medieval europea. Ciudades contrataron médicos de salud pública para el tratamiento de la gonorrea en pacientes afectados, sin derecho de suscripción preferente.

tratamientos contacto