Tratamientos naturales

Inicio

 

 

Tratamientos caseros para el acné

acne tratamientos caseros

Existe una serie de propuestas de tratamientos caseros para el acné dentro de los que se encuentran el hamamelis, la miel, el aloe vera, el aceite de tea tree, avellana, vinagre de manzana, etc.

Para tener una idea clara de las posibilidades de estas alternativas, a continuación se describirán los efectos de los tratamientos caseros para el acné y su forma de aplicarlo.

En los casos de personas que hayan sufrido acné durante mucho tiempo y que estén preocupados por no encontrar una solución, uno de los remedios caseros para el acné que más se recomienda es la avellana de la bruja, en muchos casos ayuda a eliminar los granos, desde hace décadas, avellana de la bruja o hamamelis ha ido ganando muchos seguidores entre los remedios caseros para el acné ya que en la mayoría de los casos la industria cosmética sólo ejerce un tratamiento paliativo.

 

El poder del hamamelis

En épocas recientes, este uso de alguna manera ha hecho su reaparición, muchas personas consideran que el hamamelis les ha ayudado a conseguir una piel más clara y despejada, aunque hay ciertos detractores que consideran que su condición ha empeorado, esto es más bien producto del tipo de piel a la que afecte el tratamiento. De hecho, el hamamelis como una cura para el acné provoca un pequeño debate en la industria de productos para el acné, sin embargo se puede conseguir en la mayoría de las tiendas médicas, herbolarios y comercios de productos naturales.

El efecto positivo que ejerce el hamamelis sobre el acné es porque posee una propiedad antibacteriana que se la otorga una sustancia química presente en su composición que se llama ácido tanino, de esta manera este componente ayuda a reducir la inflamación causada por la producción de acné y espinillas, además el ácido tanino es un fuerte astringente lo que resulta ideal para la piel con acné ya que ayuda a limpiarla de impurezas.

Otra de las propiedades que se conocen ampliamente es que se sabe que causa muy poca o ninguna reacción alérgica en la mayor parte de los usuarios, a excepción de aquellas personas que son prácticamente alérgicos a todo, como por ejemplo el polvo, el plátano, el pollo, las nueces, etc. Otra razón por que la idea de usar hamamelis para el acné es recomendable, es el hecho de que se trata de un producto natural, por lo que no perturba el equilibrio del pH de la piel.

Por otra parte, de los tratamientos caseros para el acné, el hamamelis es uno de los más baratos y accesibles además de eso, también resulta muy fácil de usar ya que lo único que se debe hacer es empapar un algodón con una solución de hamamelis y aplicar sobre la zona afectada de su piel, muy similar a usar un astringente normal, haciendo esto dos veces al día y nunca más de tres veces, puede dar excelentes resultados, se recomienda probar su uso en zonas menos expuestas para ver la reacción que tiene el cuerpo, si se padece de acné en la espalda, se sugiere aplicar en esta zona antes que en el rostro.

Otras alternativas

Otro de los tratamientos caseros para el acné es el uso de vinagre de manzana, los remedios caseros son una de las opciones más baratas y son los más naturales, otro de los aspectos importantes es que estos tratamientos ofrecen efectos más confiables en el largo plazo y prometen efectos secundarios mínimos. El vinagre de manzana es uno de esos tratamientos caseros para el acné que ha ganado popularidad en los últimos años, se trata de un agente de desintoxicación excelente. Este tipo de vinagre es rico en ácidos alfa-hidroxi, que ayudan a disolver los depósitos de grasa en su piel. Como es sabido, el acné es causado por el exceso de aceite, también conocido como la grasa que produce la piel. Por lo tanto, en realidad es lógico decir que el vinagre de sidra de manzana puede realmente curar el acné, no sólo a sus síntomas.

En muchos casos, sólo toma dos días para que comiencen a verse cambios positivos en el uso de vinagre de manzana para el acné, es una solución fuerte, por lo que se recomienda aplicar en una zona del cuerpo no expuesta ya que es necesario verificar si se reacciona con alergia o no, constatando también si se puede tolerar el sabor y el olor a vinagre.

En el caso de aplicarla por vía tópica, no se debe hacer en el rostro, la solución recomendada es una parte de vinagre por ocho partes de agua y agregar una tableta de aspirina, toda esta mezcla en una botella de un litro, el ácido salicílico ayudará a secar el acné, se sugiere su uso cada noche antes de irse a la cama.

Los tratamientos caseros para el acné son principalmente para la desintoxicación, para lo cual se recomienda un estilo de vida que incluya una mayor ingesta de alimentos orgánicos, realizar ejercicios, visitar un sauna con periodicidad, beber dos litros de agua al día, etc.

tratamientos contacto