Tratamientos naturales

Inicio

 

 

Tratamientos para crecer

tratamientos para crecer

La mayor parte de los tratamientos para crecer están asociados a los procedimientos que se realizan teniendo la hormona del crecimiento como parte de la receta aplicada, se trata de cierto tipos de terapias hormonales.

La hormona del crecimiento es una hormona peptídica secretada por la glándula pituitaria que estimula el crecimiento y la reproducción celular.

En el pasado, la hormona del crecimiento se extraía a partir de glándulas pituitarias humanas, en la actualidad esta hormona se produce por técnicas de biotecnología del ADN recombinante y se receta para una variedad de razones.

La terapia con GH u hormona del crecimiento ha sido un foco de controversias éticas y sociales durante cincuenta años.

 

Tratamientos hormonales

Los tratamientos para crecer se aplican en los casos en los que se demuestra cierta deficiencia en los niveles de la hormona del crecimiento, esta carencia se trata mediante la sustitución de hormona de crecimiento, en todo el mundo la hormona del crecimiento administrada es obtenida por fabricación mediante tecnología de ADN recombinante.

La hormona GH es una molécula de péptido grande, que debe ser inyectada en el tejido subcutáneo o músculo para entrar en contacto con la sangre, por lo general no son inyecciones dolorosas aunque si bien es cierto el dolor percibido es un valor subjetivo.

En los casos en los que se aplican los tratamientos para crecer en niños, la terapia con la hormona GH, puede arrojar beneficios que se aprecian de forma rápida en pocos meses, ocurre un vumento de la fuerza, de favorecen los progresos en el desarrollo motor y se aprecia una reducción de la grasa corporal, los efectos secundarios a este tipo de reemplazo fisiológico son muy raros y los riesgos conocidos y las cuestiones no resueltas son ínfimas sobre todo en niños tratados por deficiencia de hormona de crecimiento, ya que su calidad de vida se ve notoriamente beneficiada.

El tratamiento para crecer aplicado en niños, por lo general consiste en inyecciones diarias de hormona del crecimiento, estas aplicaciones pueden durar durante el tiempo que el niño esté creciendo. La continuidad del tratamiento durante toda la vida se puede recomendar en los casos de aquellas personas que se encuentren con niveles más severamente deficiente en la edad adulta.

En el caso de los niños pequeños, los médicos endocrinólogos pediátricos sugieren controlar el crecimiento mediante un ajuste de las dosis cada tres o cuatro meses, aunque además se recomienda evaluar el valor psicológico del tratamiento, ya que la mayoría de los niños y las familias se entusiasman cada vez que los beneficios físicos comienzan a ser vistos.

Los costos del tratamiento varían según el país y el tamaño de cada niño, pero suele rondar entre los diez mil a los treinta mil dólares en un año. En la actualidad la gran mayoría de los niños afectados por deficiencias en la hormona del crecimiento recibe tratamientos para crecer con hormona de crecimiento, sobretodo en los países del mundo desarrollado, la situación es diferente en los casos de deficiencia de esta hormona en adultos.

Tratamientos en los adultos

En los casos de adultos con terapia de reemplazo de hormona del crecimiento puede generar una serie de beneficios mensurables, entre ellos el incremento de la densidad ósea la que a su vez se ve mejorada, el aumento de la masa muscular, disminución del tejido adiposo, crecimiento más rápido del cabello y de las uñas, fortalecimiento del sistema inmunológico y también del sistema circulatorio mayor, mejoras notables en los niveles de lípidos en la sangre.

Históricamente la importancia de la glándula pituitaria para el crecimiento fue reconocida en el año mil ochocientos ochenta y seis, cuando los médicos de la época tomaron nota de la asociación que había entre los tumores de la hipófisis y los síntomas y signos de acromegalia.

La presencia de un factor promotor del crecimiento en la hipófisis se demostró recién en el año mil novecientos nueve, cuando Aschner demostró que la eliminación de la pituitaria en cachorros provocaba un retraso grave del crecimiento. No fue hasta la segunda década del mil novecientos, sin embargo, que se reconoció un efecto positivo de la hipófisis sobre el crecimiento el que fue demostrado por estudios en los que se encuentran la administración intraperitoneal de un extracto de solución salina anterior lóbulos pituitaria para aumentar el peso corporal en ratas.

Las indicaciones y la eficacia de la hormona exógena del crecimiento, la GH, en el tratamiento para crecer en niños con deficiencia de hormona de crecimiento se abordaron teniendo en cuenta los diagnósticos a niños con talla baja, por otro lado, el diagnóstico de la deficiencia de la hormona del crecimiento se discute por separado.

Hay diversos motivos por los que se puede generar está falencia, hay cierto retraso del crecimiento asociado con la enfermedad renal crónica. También, casos de baja estatura asociada con el síndrome de Turner y otros asociados con haber nacido pequeño para la edad gestacional, etc.

tratamientos contacto